martes, 11 de julio de 2017

Negrín y Azaña, contra el separatismo

“A la victoria del primer día [en el cruce del Ebro por el ejército republicano] se mezcla la traición de los separatistas de la Generalitat”, clama un Negrín decidido a aniquilarlos, “no estoy haciendo la guerra contra Franco para que nos retoñe en Barcelona un separatismo estúpido y pueblerino. De ninguna manera. Estoy haciendo la guerra por España y para España. Por su grandeza y para su grandeza. Se equivocan gravemente los que otra cosa supongan. No hay más que una nación: ¡España! No se puede consentir esta sorda y persistente campaña separatista, y tiene que ser cortada de raíz. Nadie se interesa tanto como yo por las peculiaridades de su tierra; amo entrañablemente todas las que se refieren a Canarias y no desprecio sino que exalto las que poseen otras regiones, pero por encima de todas esas peculiaridades, España”.
 “El que se oponga a la política de unidad nacional debe ser cesado de su puesto fulminantemente. Antes de consentir campañas nacionalistas que nos lleven a desmembraciones, que de ningún modo admito, cedería el paso a Franco sin otra condición de la que se desprendiese de alemanes e italianos. En punto a la integridad de España soy irreductible y la defenderé de los de afuera y de los de adentro. Mi posición es absoluta y no consiente disminución”.


En este tema, los dos presidentes eran irreductibles y así lo expresaba Azaña: "Yo nunca he sido patriotero. Pero ante estas cosas me indigno. Y si esas gentes van a descuartizar a España, prefiero a Franco. Con Franco ya nos entenderíamos nosotros, o nuestros hijos o quien fuere. Pero esos hombres son inaguantables. Acabarían por dar la razón a Franco. Y mientras, venga poderes, dinero y más dinero".

viernes, 30 de junio de 2017

La iluminación es un proceso

Estás a tus cosas. Encadenado a ellas. Por eso: retenido, dormido, sin luz: a oscuras. Sin libertad, por tanto. Encarcelado en y por ellas: cuatro "piquetes" de cuatro "soldados" te custodian: 4 por 4. Atado por dos cadenas entre dos soldados: 2 por 2. Es de noche. Otros dos soldados a la puerta. Verdaderamente estás preso y apresado.
Sobreviene la iluminación, una sacudida, un despertar súbito... en plena noche. Se hace de día. Caen las cadenas. (Por vez primera eres libre.) El libertador -o lo liberador- te conmina: de prisa, levántate, álzate: cálzate (hay que comenzar una nueva andadura), ponte el cinturón (¿?), cúbrete con el manto (protégete de las acechanzas) y sígueme (¿dónde?) (Pero tú crees que no es real, que estás soñando.) Hay que pasar la primera guardia (segunda puerta), esas son las posesiones de todo tipo (no solo las tangibles), es el desposeerse. Hay que pasar la segunda guardia (tercera puerta), esos son los deseos propios y las voluntades propias, es el adquirir lo que quiere Otro. Pero todavía hay una cuarta puerta que da a la ciudad. Es de hierro: impide la salida (a la calle: la nueva andadura). Son las propias y congénitas limitaciones personales. Esa se abre sola. Se abre sola. Tú nunca la podrías abrir. Aunque un Ángel te condujera hasta ella, Él tampoco la podría abrir. Se tiene que abrir sola. Ya estás en la calle: es la misión. Ahora recorrerás la calle hasta el final: completa la tarea encomendada. Una vez allí, al final de todo, Quién te ha conducido te deja solo. En ese momento caes en la cuenta de que todo ha sido real, no un sueño ni un delirio, ni una ilusión. Has quedado iluminado.

viernes, 23 de junio de 2017

Agatha Christi, Robert Graves, Graham y Julien Green, Borges, Bresson, Dreyer... sobre la MISA

“Si algún decreto insensato llegase a ordenar la destrucción total o parcial de las basílicas o las catedrales, obviamente serían las personas beneficiadas por la cultura -cualesquiera fuesen sus creencias personales-, quienes se alzarían horrorizadas en oposición a una posibilidad tal. Ahora el hecho es que las basílicas y catedrales fueron construidas para celebrar un rito que, hasta hace unos meses, constituía una tradición viva. Nos estamos refiriendo a la Misa Romana Tradicional. Aún así, de acuerdo a las últimas informaciones provenientes de Roma, existe un plan para hacer desaparecer dicha Misa hacia fines del año en curso. Uno de los axiomas de la publicidad contemporánea, tanto religiosa como secular, es que el hombre moderno en general, y los intelectuales en particular, se han vuelto intolerantes a toda forma de tradición y están ansiosos por suprimirlas y poner alguna otra cosa en su lugar. Pero, como muchas otras afirmaciones de nuestras máquinas publicitarias, este axioma es falso, Hoy, como en los tiempos pasados, la gente culta está a la vanguardia, allí donde es necesario el reconocimiento del valor de la tradición, y son los primeros en dar la voz de alarma cuando ella es amenazada. No estamos considerando en este momento la experiencia religiosa o espiritual de millones de individuos. El rito en cuestión, en su magnífico texto latino, ha inspirado una pléyade de logros artísticos invalorables -no solo obras místicas sino la de poetas, filósofos, músicos, arquitectos, pintores y escultores de todos los países y épocas. De este modo pues, el Rito pertenece a la cultura universal, tanto como a los hombres de Iglesia y a los cristianos formales. En la civilización materialista y tecnocrática de hoy con su creciente amenaza para la mente y el espíritu en su expresión creativa original -la palabra- parece especialmente inhumano privar al hombre de formas verbales que han alcanzado su más excelsa manifestación. Los firmantes de éste pedido, que es completamente ecuménico y apolítico, proceden de cada una de las ramas de la cultura europea y de otras partes. Quieren llamar la atención de la Santa Sede sobre la apabullante responsabilidad en la que incurriría en la historia del espíritu humano si se negara a permitir la subsistencia de la Misa Tradicional, incluso aunque esta subsistencia tuviera lugar junto con otras formas litúrgicas.”
Firmado: Harold Acton, Vladimir Ashkenazy, John Bayler, Lennox Berkeley, Maurice Bowra, Agatha Christie, Kenneth Clark, Nevill Coghill, Cyril Connolly, Colin Davis, Hugh Delargy, +Robert Exeter, Miles Fitzalan-Howard, Constantine Fitzgibbon, William Glock, Magdalen Gofflin, Robert GravesGraham Greene, Ian Greenless, Joseph Grimond, Harman Grisewood, Colin Hardie, Rupert Hart-Davis, Barbara Hepworth, Auberon Herbert, John Jolliffe, David Jones, Osbert Lancaster, F.R. Leavis, Cecil Day Lewis, Compton Mackenzie, George Malcolm, Max Mallowan, Alfred Marnau, Yehudi Menuhin, Nancy Mitford, Raymond Mortimer, Malcolm Muggeridge, Iris Murdoch, John Murray, Sean O'Faolain, E.J. Oliver, Oxford and Asquith, William Plomer, Kathleen Raine, William Rees-Mogg, Ralph Richardson, +John Ripon, Charles Russell, Rivers Scott, Joan SutherlandPhilip Toynbee, Martin Turnell, Bernard Wall, Patrick Wall, E.I Watkin, R.C. Zaehner, Jorge Luis BorgesGiorgio De Chirico, Elena Croce, W.H. Auden, Bresson e DreyerAugusto Del NoceJulien Green, Jacques Maritain, Eugenio Montale, Cristina Campo, François Mauriac, Salvatore Quasimodo, Evelyn Waugh, Maria Zambrano, Elémire Zolla, Gabriel Marcel, Salvador De Madariaga, Gianfranco Contini, Giacomo Devoto, Giovanni Macchia, Massimo Pallottino, Ettore Paratore, Giorgio Bassani, Mario Luzi, Guido Piovene, Andrés Segovia, Harold Acton.

lunes, 19 de junio de 2017

Federico García Lorca sobre la MISA

“Lo más interesante de esta inmensa ciudad es precisamente el cúmulo de razas y de costumbres diferentes. Yo espero poder estudiarlas todas y darme cuenta de todo este caos y esta complejidad.
He asistido también a oficios religiosos de diferentes religiones. Y he salido dando vivas al portentoso, bellísimo, sin igual catolicismo español.
No digamos nada de los cultos protestantes. No me cabe en la cabeza (en mi cabeza latina) cómo hay gentes que puedan ser protestantes. Es lo más ridículo y lo más odioso del mundo.
Figuraos vosotros una iglesia que en lugar de altar mayor haya un órgano y delante de él a un señor de levita (el pastor) que habla. Luego todos cantan, y a la calle. Está suprimido todo lo que es humano y consolador y bello, en una palabra. Aun el catolicismo de aquí es distinto. Está minado por el protestantismo y tiene esa misma frialdad. Esta mañana fui a ver una misa católica dicha por un inglés. Y ahora veo lo prodigioso que es cualquier cura andaluz diciéndola. Hay un instinto innato de la belleza en el pueblo español y una alta idea de la presencia de Dios en el templo. Ahora comprendo el espectáculo fervoroso, único en el mundo, que es una misa en España. La lentitud, la grandeza, el adorno del altar, la cordialidad en la adoración del Sacramento, el culto a la virgen, son en España de una absoluta personalidad y de una enorme poesía y belleza.
Ahora comprendo también, aquí frente a las iglesias protestantes, el porqué racial de la gran lucha de España contra el protestantismo y de la españolísima actitud del gran rey injustamente tratado en la historia, Felipe II.
Lo que el catolicismo de los Estados Unidos no tiene es solemnidad, es decir, calor humano. La solemnidad en lo religioso es cordialidad, porque es una prueba viva, prueba para los sentidos, de la inmediata presencia de Dios. Es como decir: Dios está con nosotros, démosle culto y adoración. Pero es una gran equivocación suprimir el ceremonial. Es la gran cosa de España. Son las formas exquisitas, la hidalguía con Dios.”
Carta de Federico García Lorca a su familia; Nueva York, domingo 14 julio de 1929; en Epistolario completo; Cátedra, 1997; pgs. 626-627.

jueves, 1 de junio de 2017

Alain: la alegría hace más en favor del cuerpo que el más hábil médico

Tiene un gran sentido preguntarse qué es lo que quieren los muertos. Así, las tumbas nos devuelven a la vida.

El remedio es el mismo contra todos los temores y todos los sentimientos tiránicos; hay que ir derecho a la cosa y ver lo que es.

Atención, reflexión, orden, método... fijar la atención. No pensar en sí mismo. No malgastar la vida en recriminaciones ni a otros ni a uno mismo.

No tenemos más enemigo que nosotros mismos. Mi destino depende de mi.

Hay un futuro que se hace solo y un futuro que nos hacemos. El futuro real se compone de ambos.

Si tengo confianza en alguien será honrado; si empiezo acusándole me robará.

Hay que comprender por las causas. Indagar las causas. Remontarse de los efectos a las causas.

Hay que desanudar. La ira y la desesperación son los primeros enemigos que hay que vencer. Creer, esperar y sonreír; y además trabajar.

Abrid los ojos; disfrutad. Tener esperanza es ser feliz. La felicidad es una recompensa que viene sin buscarla.

Descartes escribió la más bella de sus obras, demasiado poco leída, el  Tratado de las pasiones. ¿Por qué no lo lees?

Pondría el buen humor en cabeza de todos los deberes. De todo corazón os deseo que gocéis de buen humor. He ahí lo que habría que ofrecer y recibir.

Ser bueno con los demás y consigo mismo. Ayudarlos a vivir y ayudarse a vivir a sí mismo; he ahí la verdadera caridad. La bondad es alegría. El amor es alegría.

No tengas dos veces el mismo pensamiento.

Saber leer es casi todo.

Cuanto más se sale de sí mismo, más se es uno mismo, y también más se siente uno vivir.

La irresolución es el peor de los males.

No seas nunca insolente más que de forma deliberada y sólo con un hombre más poderoso que tú.

La cortesía: gimnasia contra las pasiones. Y esa cortesía no se enseña.

El baile cura la timidez.

miércoles, 17 de mayo de 2017

Alain: ¡mira a lo lejos!

Ciertas enfermedades han desaparecido por la incredulidad de los médicos.

Perdonarse a uno mismo ante de perdonar a los otros.

Nadie decide, nadie escoge: hacemos de la necesidad virtud.

Estamos hechos para presentir.

El miedo nos hace caer en la desgracia que tememos.

Arrojar lastre y dejarse llevar por el viento.

Todo lo importante que nos sucede es imprevisto e imprevisible. Los acontecimientos nunca son lo que esperábamos.

Cada cual tiene lo que quiere.

La imaginación no sabe inventar, es la acción la que inventa.

La sociedad es una "máquina" sorprendente que permite a la gente buena ser cruel sin saberlo.

La cortesía para los que nos son indiferentes; el humor para los que se ama.

En nuestra vida inmediata, todo lo que se nos presenta es falso.

Cuanto más se llena la vida, menos se teme perderla.

La seguridad es como una prisión. No nos gusta lo que no es difícil.

Un error es enseñar que somos siempre e irremediablemente egoístas, sin la ayuda divina.

Amamos por encima de todo la acción por la justicia.

Hay que aprender a ser feliz.

Es la acción la que engendra el futuro.

Sólo una cosa tengo que decir al melancólico: "mira  a lo lejos". No pienses en ti, mira a lo lejos.
Cuando el cristiano decía: "mi patria es el cielo", no sabía cuánta razón tenía. Mira  a lo lejos.

Para mi, viajar es andar un metro o dos, pararse y volver a mirar un nuevo aspecto de las mismas cosas.

El lugar común es más fuerte que los hechos.

El hombre que pone toda su atención en un acto difícil es perfectamente feliz.



miércoles, 10 de mayo de 2017

Alain: agradecer antes de recibir.

Quien tiene miedo inventa algún peligro para explicarse ese miedo.

Para ser feliz hay que querer ser feliz.

Muchas cosas que creemos causas son efectos.

Hay que querer lo que se está seguro de desear. La tristeza no deja de ser una enfermedad y que como tal debe ser soportada, sin razonamientos ni motivos.

No son las emociones las que nos hacen sufrir tanto, sino la guerra que sostenemos con nosotros mismos.

Como anhelaban la muerte en lugar de temerla, vivían largo tiempo.

Solo hay un medio de resistir al frío, y es estar satisfecho de él.

El cuerpo es más sublime que el alma, porque sufre por la idea y se cura por la acción.

Somos más sabios de lo que creemos.

Los animales padecen muchas menos enfermedades que los humanos porque no conocen el mal humor.

El sabio no persigue los honores para no verse arrastrado a desearlos.

Tememos más que sufrimos.

No es casual el hecho de que los que trabajan con las manos sean pacíficos.

Sólo el peligro real cura el miedo.

El peor enemigo que un hombre puede tener es él mismo.

El rosario es una admirable invención, pues tiene a la vez al pensamiento y a los dedos ocupados en contar.

No es el pensamiento el que nos libera de las pasiones, sino la acción.

No se piensa lo que se quiere, se obra como se quiere.

Un hombre irritado se pone de rodillas para pedir paz, dulzura y la obtiene de forma natural.

La superstición consiste en explicar efectos verdaderos por causas sobrenaturales.